Procesos de participación e involucramiento ciudadano a gran escala

Corazones de Barrio

Corazones de barrio es una estrategia de intervención territorial impulsada desde el Gobierno Regional Metropolitano, que tiene como objetivo identificar aquellos sectores de la región que tienen déficit de servicios urbanos y de la ciudad en su conjunto para, por medio de proyectos de inversión a diferentes escalas de intervención y complejidad, impulsar el desarrollo socioeconómico de un área alicaída urbanísticamente, para fortalecer la identidad y mejorar el bienestar de sus residentes.

Región Metropolitana

Comuna: Padre HurtadoPedro Aguirre Cerda

Mandante: Gobierno Regional Metropolitano

Ejecución: 2018-2019

Estado: Finalizado

Corazones de Barrio

¿Qué intentamos resolver?

La falta de acceso a servicios públicos y privados en territorios de la región Metropolitana que están aislados de ellos. Son muchas las comunidades que deben cruzar su comuna o moverse a otros territorios para acceder a servicios tan básicos como comercio, colegios, cajeros automáticos, espacios de descanso, áreas verdes u otros.

¿Cómo lo resolvemos?

El proyecto consiste en el diseño de una obra de infraestructura o de espacio público de alto impacto, que reúna en un solo lugar diferentes tipos de servicios, tanto públicos como privados, que antes no había en el barrio. Es así, como en un Corazón de Barrio se podrán realizar deportes, pagar cuentas, descansar, asistir a clase de apoyo escolar o hacer compras, todo en un sólo lugar. Los servicios que el Corazón de Barrio ofrezca dependerá de la vocación del territorio y la demanda que se identifique en cada territorio en particular. Como insumo potente para definir los servicios mencionados, se realiza un proceso de participación ciudadana con el objetivo de informar, diagnosticar y recopilar observaciones, para ir validando cada una de las etapas con las autoridades regionales y locales, donde se aporten los insumos que permitan priorizar los programa a incluir en el proyecto piloto. Se realizarán actividades abiertas en el espacio público, talleres con grupos específicos en cada territorio y se aplicará la metodología propuesta por Jan Ghel para la observación del espacio público y las dinámicas sociales que se dan en él.