Inserción respetuosa: la importancia de una buena relación con la comunidad

En los últimos años el país ha experimentado un crecimiento sostenido de las ciudades y  la población urbana, además de atravesar múltiples transformaciones sociales. Este escenario ha afectado directamente a la industria constructora, la cual ha tenido que prestar especial atención al trato que mantiene con diferentes actores de la sociedad.

En este sentido, es habitual que la relación entre las comunidades y los proyectos no siempre sea buena, ya que la construcción de un edificio o conjunto habitacional suele afectar la vida no solo de quienes residen en un mismo barrio, sino también de quienes llegarán a vivir ahí. Por lo tanto, es fundamental que la empresa se instale y sea percibida como un buen vecino en sus proyectos. 

Las constructoras e inmobiliarias deben generar un acercamiento con la comunidad durante toda la etapa de edificación. Esto implica desde notificar la demolición e inicio de la obra, informar el momento en que termine, hasta considerar la opinión o visión de la comunidad en el futuro del proyecto. Asimismo, esta aproximación tiene que ser implementada en una etapa temprana para anticipar posibles controversias. En relación, la Cámara Chilena de la Construcción presentó su “Manual de relacionamiento comunitario para proyectos inmobiliarios en zonas urbanas” en marzo, siendo un buen elemento para introducirse en la materia. Sin embargo, un proceso de inserción respetuosa también responde a las particularidades de cada empresa, barrio y comunidad.

Al respecto, como Urbanismo Social hemos impartido programas de sensibilización a trabajadores y trabajadoras de la construcción desde 2019. Durante mayo y junio pasado, desarrollamos el ciclo “Espacios Libres de Violencia” en una faena ubicada en el barrio San Diego. Este consistió en una estrategia para combatir el acoso callejero que benefició a más de 200 operarios de la constructora EBCO, además de todas las personas que transitan por el sector o se vinculan con el proyecto. De esta manera, se convierte en un claro ejemplo de cómo un proyecto inmobiliario se puede vincular de buena manera con su entorno.

Respetar los horarios establecidos por la obra, no dejar basura a su alrededor, comprometerse con el cuidado del entorno, entre otras medidas. No obstante, además de asentar relaciones amenas con la vecindad, la inserción respetuosa también implica que el proyecto genere valor en el territorio para todos y todas quienes habitan la zona. Con relación a esto, Megacentro Carrascal es un moderno centro logístico y empresarial construido en los terrenos de la ex planta de Fanaloza en Cerro Navia. Como fundación logramos relacionar a la comunidad del sector con el proyecto, al incentivar la apropiación y uso de este espacio.

Si estás interesado en construir proyectos que garanticen el bienestar comunitario, contáctate con nosotros. Estamos en Instagram, Twitter, Facebook, YouTube y Linkedin. Además, puedes escuchar nuestra primera temporada de podcast “Historias que Transforman” en Spotify o Apple. Queremos que te mantengas informado/a de las problemáticas sociales que afectan a Chile.

Clase media: Un subsidio para la vivienda propia

Al pensar en los beneficios estatales, se tiende a esperar que sólo apoyarán a las personas más vulnerables del país, creencia que puede aumentar cuando se piensa en beneficios habitacionales. Pero, actualmente hay un subsidio que apoya a las familias pertenecientes a los sectores medios. 

Este beneficio corresponde al Subsidio DS1, el que es entregado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU), el cual busca beneficiar a las familias que no tienen una vivienda propia. Este apoyo, cuenta con la particularidad de tener tres formatos que se adaptan a las características de los postulantes, las cuales se enfocan en la cantidad de ahorro y el porcentaje de vulnerabilidad del Registro Social de Hogares (RSH).

¿Cuál es uno de estos formatos?

Una de las alternativas es el Subsidio DS1 Tramo 1, el cual es para las familias que se encuentren dentro del 60% más vulnerable en el RSH y que tienen un ahorro mínimo de 30 Unidades de Fomento (UF). Con este beneficio, se pueden adquirir viviendas de hasta 1.100 UF y de 1.200 UF en las zonas extremas norte, sur e insular del país. 

Además, como todos los subsidios, se necesita cumplir con ciertos requisitos para poder postular. Entre las condiciones, destacan: postular con un núcleo familiar, el cual se encuentre acreditado en el Registro Social de Hogares (RSH) y contar con una cuenta de ahorro para la vivienda, que tenga mínimo 12 meses de antigüedad.

¿A quienes podría beneficiar este subsidio?

Según el Censo 2017, el promedio de personas por hogar disminuyó a 3,1, por lo que las familias son cada vez más pequeñas en comparación con otras épocas. Es por ello que este subsidio podría ser de gran apoyo para estas pequeñas familias, ya que el nivel de ahorro mínimo es menor, por lo que sería un poco más fácil poder optar a la vivienda propia. De todas formas, cualquiera que cumpla con los requisitos, puede postular a este beneficio.   

Si desea postular a este beneficio, durante el mes de octubre se llevará a cabo el segundo llamado del 2022. Para más información sobre esta nueva postulación, infórmese a través de los canales oficiales del MINVU
¿Conocías este beneficio? ¿Qué te parece este apoyo del Estado? Puedes entregarnos tu opinión a través de nuestras redes sociales: Instagram, Facebook, Twitter y Linkedin; o en la sección de comentarios de aquí abajo.

¿Qué son los humedales? … y cómo conviven en zonas urbanas?

Este 2022, Naciones Unidas celebró por primera vez el Día Internacional de los Humedales, como reconocimiento a estos ecosistemas que contribuyen a la biodiversidad, la mitigación del clima y la disponibilidad de agua dulce.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente detalla que los humedales constituyen uno de los ecosistemas más importantes del planeta, pues son un refugio para la fauna, filtran la contaminación y son importantes depósitos de carbono.

En términos simples, los humedales son zonas de transición entre los ecosistemas terrestres y los ecosistemas acuáticos y poseen una baja profundidad. Lo normal es encontrarlos en llanuras inundadas que se encuentran próximas a los cursos de agua, como ríos o lago.

Producto del cambio climático, en los últimos 300 años, cerca del 85% de los humedales se habían perdido, razón por la que en todo el mundo comenzó a adquirirse la conciencia para su protección. 

En Chile, en el 2021 se publicó la Ley Nº21.202, también conocida como la Ley de Protección de Humedales Urbanos, que son aquellas reservas que se encuentran total o parcialmente dentro del límite urbano. La normativa ha permitido hasta la fecha la declaración de 88 humedales por parte del Ministerio del Medio Ambiente, abarcando una superficie aproximada de 8 mil 200 hectáreas.

La Ley entrega a los municipios herramientas concretas para protegerlos, como la elaboración de Ordenanzas Generales y la inclusión en los Instrumentos de Planificación Territorial como “área de protección de valor natural”. Ahora también se busca que haya participación ciudadana en forma directa para la declaratoria de humedales urbanos.

Sin embargo, este proceso no está exento de problemas, especialmente con el crecimiento y expansión de las ciudades. Hay un extenso registro de urbanizaciones construidas sobre humedales que han sido rellenados en forma inadecuada, que se inundan producto del afloramiento de las napas, la acumulación de aguas lluvias, o de ríos que retoman su cauce ocupando un humedal que parecía seco. Esto finalmente termina perjudicando a familias que muchas veces sin saberlo, ocupan terrenos donde hubo un humedal.

Pero la ley fija delimitaciones y restricciones más claras para evitar que el crecimiento urbano afecte a los humedales. Hoy deben ser parte de la planificación y eso es lo que ha sido valorado transversalmente, pues permitirá avanzar en más protección y mejor conservación.

Urbanismo Social ejecutó entre el 2019 y 2020 un proyecto para diseñar y construir un Parque en el humedal costero El Culebrón, en la región de Coquimbo, el que pese a su relevancia socioecológica, está permanentemente amenazado por la expansión urbana y la acumulación de basura. Pero en un trabajo conjunto a los vecinos y vecinas, y la articulación de distintos actores, se realizaron jornadas de limpieza y actividades educativas en materia de preservación.¿Sabías de la importancia de los humedales urbanos? Puedes entregarnos tu opinión a través de nuestras redes sociales: Instagram, Facebook, Twitter y Linkedin; o en la sección de comentarios de aquí abajo.