Plan de Emergencia Habitacional ¿qué significa?

Plan de Emergencia Habitacional ¿qué significa?

27 de Julio, 2022

Uno de los aspectos más destacados que están presentes en la Ley de Integración Social, es la inclusión del Plan de Emergencia Habitacional, que fue dado a conocer públicamente a principios de julio por parte del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

El Plan de Emergencia incorpora los compromisos del Estado desde un enfoque activo de reconocimiento, promoción y protección de derechos, fomentando acciones y articulando medidas afirmativas que conduzcan a la reducción de inequidades, brechas y barreras que limitan la participación de los grupos de especial protección en los programas del MINVU.

Este Plan se da por iniciado el año 2022 y debe finalizar el año 2025, donde el foco prioritario de los proyectos e iniciativas que desarrolla debe estar en la urgencia habitacional de las familias del tramo 40% del Registro Social de Hogares (RSH), de mayor vulnerabilidad socioeconómica o menores ingresos. Se busca generar 260 mil soluciones habitacionales para un déficit cercano a las 600 mil viviendas.

En ese sentido, hay coincidencia completa entre los sectores público, privado y el mundo de las organizaciones civiles y territoriales, en que la única forma de generar una política pública capaz de revertir la creciente brecha habitacional, es en un trabajo mancomunado y urgente.

Pero el plan no sólo se enfoca en entregar soluciones materiales que exclusivamente se concentran en la vivienda. Al poseer un enfoque integral, también vela por entregar soluciones que respondan a las particularidades locales de cada territorio, a través de procesos participativos, favoreciendo la dignidad y permitiendo un mayor involucramiento de las comunidades. Esto se refleja, por ejemplo, en la creación de un Centro de Formación y Diálogo en Vivienda, Barrio y Ciudad a través del cual se capacitarán a dirigentes o también en la incorporación de Planes de Acompañamiento Social y Comunitario en nuevos programas habitacionales.

En concreto, el Plan cuenta con con diez ejes estratégicos: Absorber como mínimo el 40% de la demanda habitacional; asegurar equipamiento social intersectorial en nuevos proyectos; robustecer el Banco de Suelo Público; impulsar el arriendo protegido; diversificar las modalidades de acceso a la vivienda y el tipo de tenencia; promover la autogestión habitacional y barrial; facilitar la radicación y la movilidad habitacional; mejorar la relación con la ciudadanía; aunar esfuerzos y recursos en los territorios; y mejorar procesos de producción habitacional

Es un plan ambicioso que requiere una bajada de implementación regional y comunal, además de puntualizar el rol específico que tendrán otros actores claves como lo son las organizaciones sin fines de lucro y los propios municipios, que sin duda deben participar activamente en solucionar la crisis habitacional.

Fotografía de vivienda ubicada en la Chimba, Antofagasta

¿Qué te parecen las medidas incluídas en el Plan? ¿Crees que ayudará a revertir la brecha? Puedes entregarnos tu opinión a través de nuestras redes sociales: Instagram, Facebook y Twitter; o en la sección de comentarios de aquí abajo.  

Escribe tu comentario